Energía humana para salvar el planeta

Cuando hablamos de ecología y desarrollo sostenible casi siempre pensamos en alternativas energéticas relacionadas con la naturaleza, como por ejemplo la hidráulica, la solar y la eólica. En este sentido se ha avanzado muchísimo, sobre todo gracias al trabajo de una comunidad científica que ha hecho mucho por la preservación del medio ambiente.

Pero a lo que iba. Si hablamos de energía no podemos dejar fuera la energía humana. Tranquilos. No me refiero a utilizar a las personas para hacer combustible ni mucho menos. Me refiero a lo que podemos hacer para mejorar el mundo en que vivimos.

Algo muy simple, muy divertido y también muy útil es andar en bicicleta. Esto suena muy trillado, pero la verdad es que se trata de un tremendísimo aporte a la ecología. Cuando uno anda en bicicleta no solo se siente muy bien físicamente, sino que deja el coche en casa y por lo tanto este no hace tantos estragos a la atmósfera.

Si una energía puede cambiar el destino del planeta es la humana. Somos muy poderosos por eso debemos reenfocar nuestras fuerzas hacia la construcción de un mundo mejor. Andar en bicicleta es un paso muy importante en esta construcción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *